Carlos Seibt, Jorge Pomar


Carlos Seibt y Jorge Pomar
En la foto, Carlos Seibt y Jorge Pomar. Carlos cantaba increíble. Era un loco. Bastaba con oírlo berrear en "Blues in E" para respetarlo. Creo que si no lo metieron al manicomio fue porque temían que rajara todos los vidrios si cantaba a capella. Si Pico punteaba con la guitarra, Carlos punteaba con la voz. Podía convertirse en un taladro de orejas cuando lo quería. Tenía una voz vigorosa y potente y un entusiasmo desbordante. Era muy alegre, un haber en cualquier conjunto.

Lo imagino riéndose a pierna suelta allá en el paraíso (no que haya estirado la pata, sino que al tiempo de escribir estas líneas está viviendo en un lugar precioso en las montañas de Perú, que, según dice, es un paraíso, donde tiene una próspera agencia de turismo y un pequeño estudio de grabaciones para su uso personal, donde sigue dando rienda suelta a su genio musical). Agradezco que a principios de 2011 me enviara un email junto con una hermosa de sus recientes producciones musicales.
Conocí a Carlos a mediados de los 60, cuando Pico me invitó a un ensayo del grupo The Acid, que Carlos dirigía en Chaclacayo, Lima, Perú. Estaba compuesto por Carlos (voz y rhythm guitar), José "Pepe" Cano (lead guitar), Louie Gay Cañamero (bajo) y Peter Lara (percusión). Tenían un sonido excelente. Carlos le imprimía una mística muy especial. La noche que llegamos a casa de Carlos, estaban ensayando "With a White Shade of Pale". Carlos la entonaba increíblemente. Loui fue la primera persona que me habló de un futuro pacífico para la humanidad. Un tema de conversación muy interesante.

Ensayaban en casa de Carlos, una casa grande y bonita en la calle Los Álamos, Chaclacayo que, con el tiempo, fue adquirida por extraordinaria dama llamada Carolina, que posteriormente llegó a ser nada menos que mi hermana espiritual hasta el día de su fallecimiento. Poco antes de su muerte, Carolina ofreció a mi hija y a su novio (sobrino del Mono Chaparro) su casa para su recepción de bodas, en 2007.

¡Qué interesante fue atar cabos posteriormente y evocar que se trató nada menos que de la que fuera casa de los Seibt! ¡Increíble! Mi hija había celebrado su recepción de bodas en la casa donde conocí a Carlos Seibt y Loui Gay! En esa casa fue donde Loui me habló por primera vez, en 1967, de la esperanza del nuevo mundo. Recuerdos imborrables en el corazón. Carlos después pasó a ser el vocalista de Los Shain's.

Un día de 2015 encontré por casualidad en YouTube una versión más reciente de "With a White Shade of Pale", de Procol Harum, de un concierto que el mismísimo Harum ofreció en Dinamarca en 2006, y le envié la dirección a Carlos. Esto fue lo que me respondió: "Zulu! Nunca había escuchado un versión con música de cámara de esta notable obra que en un momento de nuestras vidas lo envolvió todo. Gracias, mi amigo. Muchas felicidades y que sigan los éxitos."

En la foto, un ensayo con Los Shain's. La chica que está de espaldas en primer plano es Marie Anne Clarke, hermana de José Clarke, el baterista (a la derecha). José le daba duro a los tambores (porque sus tambores no tenían abogado que los defienda). Al fondo, a la izquierda, Carlos Seibt. Al fondo, a la derecha, Jorge Pomar. Jorge era exquisito con el bajo. Al centro, Zulu.

Era un verdadero placer tocar con estas personas. Las horas se pasaban como si nada. En las fiestas nos deteníamos porque no querían pagar más, pero no porque tuviésemos suficiente. Si de nosotros hubiera dependido, nos amanecíamos, como suelen hacer los muchachos ahora. Pero en ese tiempo eso no era bien visto... ni ahora. La diferencia es que hoy los muchachos son muy desobedientes a los padres y hacen lo que les da la gana. En nuestros tiempos todavía existían los frenos. Uno se controlaba.

2 comentarios:

  1. Marie Anne Clarke05:42

    Qué lindos recuerdos Zulu, eres increíble, siempre te admiré y me encanta leer todo este blog que has creado para todos los que te conocemos, y los que no también, pues tienes muchos admiradores..... Suerte y te veré en algún momento para darte un abrazooooooote.

    ResponderEliminar
  2. Hey!

    Claro que sí. Hace poco llamé a la puerta de la casa de tu hermana mayor, en Bolívar, y conversé con ella un rato, pero no me ubicó en ninguno de los cajones de su vasta memoria. Llévale fotos, jajaja! Alberto Arce, amigo de José, me mandó saludos de tu brother. José una vez me dio su mail, pero no me respondió. Tal vez lo anoté mal. De todos modos, dentro de poco, nos veremos. Keep smiling!

    ResponderEliminar

. . .