Arreglos musicales



Este artículo es para aclarar un aspecto sobre el cual algunos especularon sin base.
.
Las disqueras suelen tener un director musical, pero cada proyecto puede contar con el director o supervisor musical que se desee.
.
El LPZulu fue producido y dirigido en todo sentido por Zulu mismo, incluidos los arreglos musicales. Por tanto, nunca fue cierta la versión de que Víctor Cuadros, conocido director de orquesta del medio, me hizo los arreglos. Cualquier músico profesional puede darse cuenta de que las producciones de Víctor eran muy profesionales. En comparación, musicalmente hablando, yo era chabacano y ruidoso. Decir que Cuadros me hizo los arreglos sería insultarlo. Nadie jamás metió la mano en mis arreglos musicales. Aceptaba sugerencias de los músicos, pero nada más.

No era cuestión de dictar, como lo haría un escritor musical, las líneas y escalas para todos los instrumentos. En unos casos, era esencial para mi satisfacción, pero en otro, dejaba en completa libertad a los músicos para que le impusieran su propio estilo. Por ejemplo, el bajo y la batería para "Como una escalera" fueron enteramente de César y Johnny. No se me hubiera ocurrido nada más original. Sin embargo, en la misma canción, Carlos tuvo que hacer lo que le pedí para las guitarras y el violín, nota por nota y acorde por acorde, no porque él no lo hubiera hecho muy bien a su manera, sino porque era la forma como yo había compuesto e imaginado las guitarras para esa canción. Algo similar puedo decir de Julio Trigo cuando le indiqué la línea para su mandolina en "Laberintos"

Si uno no acepta sugerencias de los músicos, no consigue la sinergia que hace que un arreglo resulte verdaderamente un trabajo de equipo. Cuando un director lo prepara todo tan detalladamente que no deja lugar a la contribución de los músicos, tiene un efecto; pero cuando permite la cooperación emocional, tiene otro efecto. Ambos tienen mérito, pero siempre me inclinaré por la sinergia. El jazz, por ejemplo, suele ser pura sinergia, ya que deja un amplio margen para la improvisación, o, mejor dicho, para la contribución de cada músico.
.
Lo que sí puede rescatarse de los rumores mencionados es que Víctor solo transcribió al pentagrama los compases que le dicté para los instrumentos de viento en "Sueño de amor (A joyful surprise)", de Billy Morgan, Pero solo lo hice para ahorrarme esfuerzos y no tener que explicar la idea a cada músico. Fue una partitura simple.
.
Para el Festival de Trujillo sí le dicté todos los detalles para la orquesta, punto por punto. Lógicamente, como director él tendría que encargarse de no producir vacíos ni nada que no armonizara bien sobre el pentagrama. Lamentablemente, llegado el momento, no sé qué ocurrió. Los músicos se cruzaron y la presentación fue un verdadero desastre. No pasó de la introducción.

Aunque empírico en todo sentido, siempre me agradó hacer mis propios arreglos musicales, sin importar las consecuencias.

2 comentarios:

  1. Julio Guevara22:38

    Bien! A nadie se le quita lo bailao!!!!! Leer esta nota es saber que aun se puede hacer musica, por siempre. Amen.
    Julio Guevara
    p.d: disculpame, pero dime como hago para oir tus composiciones.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Julio

    Si te refieres a la música del LPZulu, puedes oírla en "Downloads". Haz clic aquí.

    ResponderEliminar

. . .