En el Santa Rosa


En la foto, Fernando Ayres, Francisco Agüero y Zulu, en el colegio Santa Rosa, de Chosica, en el parque de enfrente.
.
¿Cómo terminé interno en el Santa Rosa de Chosica? ¿Por qué no terminé la secundaria en el Santa María? ¡Porque creí que podía engañar a mis padres y al colegio. ¡Qué ingenuo!

Cursaba el primer año de secundaria, pero era algo travieso, como muchos. De modo que reprobé el primer año de secundaria. En vez de contarles a mis padres, la hice larga y me las ingenié para que me matricularon en segundo.

Seguí un curso vacacional a fin de aprobar, pero tampoco aprobé. Escondí los resultados y les dije a mis padres que había aprobado. Ellos confiaron en mi palabra y me matricularon. El colegio también confió en mis padres, por lo que les había dicho, así que aceptaron mi matrícula.

Aproximadamente en mayo, se descubrió todo y les contaron a mis padres que yo había reprobado. Me dieron una reprimenda y tuve que esperar hasta el siguiente año para matricularme en primero, ¡cuando toda mi promoción pasaba a tercero! Ni hablar. ¡Qué vergüenza! No pude soportarlo. Por eso, yo mismo le pedí a mi padre: "Méteme al Santa Rosa, interno. Tengo que aprender a ser más responsable". Y el siguiente año me matricularon en el Santa Rosa, de Chosica.

Allí estudié primero y segundo de secundaria, es decir 1966 y 1967. En 1967 falleció mi padre y volví a Lima. Fueron dos años increíbles en muchos sentidos. Un colegio interno suele agradable en el sentido de que tiene muchas cosas acerca de las cuales no son tan exigentes como en los colegios externos.

En muchos sentidos es como una prisión. Pero no me malinterpretes. No me refiero a que estaba lleno de rufianes o algo así, sino a que, de lunes a viernes, uno no tenía la libertad de salir, salvo al parque de enfrente, por unos minutos, después de terminadas las clases, o cuando teníamos clase de educación física en el campo deportivo, a varios minutos en ómnibus. También en el sentido de que todos nos levantábamos a la misma hora, realizábamos ciertas actividades, tomábamos juntos nuestros alimentos, descansábamos a ciertas horas y por una misma cantidad de tiempo, todo bajo estrictas medidas de seguridad de curas que no creían en nadie. No digo que eran incrédulos, sino a que eran muy disciplinados. No se dejaban manipular por nadie.

Pero valgan verdades. Había excepciones. Una de ellas era Miroslav Miloslavic, cuyo apodo era El Yugo. Para un chiquillo como yo le daba la impresión de que era como un rey o jefe de la prisión, perdón, del colegio, porque decían que su papá sabía ganar$e a los curas. Yo era pequeño y frágil en comparación con él. A mi lado se veía tan grandote como Goliat y exageradamente seguro de sí mismo. Hasta cierto punto, supongo que todos le tenían ley y no les quedaba más que soportar sus fanfarronadas. Sarcásticamente, diría que era líder supremo de todas las manadas del cole, jajaja. Nadie se metía con él. ¡Ni los curas! Bueno, sí le tenía especial respeto al padre Pedro González, el cura profe de judo, que siempre se hizo respetar. En fin, todo dentro de un marco que nos hacía mucha gracia. Corrían los chistes, los apodos, las anécdotas, las travesuras, los cigarrillos y demás ociosidades típicas de un internado.

Solo disponía de los fines de semana para poder hacer algo de música con mis amigos en Lima, pero era suficiente como para disfrutarlo. No podía llevar mi guitarra al colegio, ni mucho menos mi piano. ¡Nos encantaban los sábados por la mañana porque todos regresábamos a casa a descansar y pasarla bien! El sábado era el día más bonito de todos.

Como dije antes, mi referencia a una prisión no se refería a la maldad ni al desorden que se ve en las prisiones, sino a que era sinónimo de disciplina, que para un joven de nuestra época significaba una restricción de las libertades. Muy difícil de asimilar. Sin embargo, como yo mismo había pedido que me matricularan allí, cumplió su propósito. Aprendí a ser más responsable y a llevar la corbata bien puesta. Hasta hoy me aseguro bien de tenerla bien puesta.Y cuando tengo que levantarme a cierta hora, simplemente me levanto.

Cepillarme los dientes, limpiar mis zapatos, ordenar mi ropa, terminar mi comida... la verdad es que me ayudó muchísimo, y creo que con todos sucedió algo parecido.

También hubo episodios desagradables que te dejan recuerdos acerca de los cuales nadie debería jactarse. Pero eran parte de aquel tipo de disciplina. Las travesuras, los apodos, los castigos... Uno de los curas tenía el apodo de "Randall, el justiciero" porque siempre llevaba consigo un largo jebe negro con el que ¡pin! te daba en las piernas si te portabas mal. En el tiempo de mis hermanos mayores había otro al que llamaban "La Calata" porque usaba un bisoñé y, cuando paseaba por el parque, por las tardes, a veces la brisa le alzaba levemente la parte delantera, como aplaudiendo, y era muy gracioso.

Bueno, bromas aparte, en resumen, la disciplina me sirvió. Y me sirvieron todas las experiencias interesantes que viví, rodeado de muchos amigos nuevos cuyo recuerdo será imborrable.


Guillermo Pérez Argüello cursaba el cuarto de secundaria en el Colegio Santa Rosa de Chosica, Lima, Perú, cuando yo cursaba el segundo. Nuestras vidas no se cruzaron entonces. Pero un día de 2010 encontró mi blog por casualidad y no tardó en escribirme y contarme algunas de sus experiencias en estos más de 30 años.

Por ejemplo, me contó que casi todo lo que a mí me había pasado para que me enviaran a estudiar al colegio Santa Rosa, como interno, le había pasado también a él, pero dos años antes, en Brasil. Y recordando los tiempos del colegio, me dijo: "Comparto contigo [la] descripcion [que hiciste] de El Yugo".

Guillermo cantaba la voz principal para Los Hang Ten´s, del colegio Santa María, durante el único año que pasó por el Santa Rosa, en 1967. "Bajaba a Lima [y, de frente, me dirigía] a practicar [con el grupo], aún antes de ir a mi casa", recuerda. Augusto Sarria fue quien el año anterior había convencido a Los Hang Ten´s que grabaran en IEMPSA lo que a la postre fue su unico disco de 45RPM.

La Wikipedia menciona a Los Hang Ten´s en conexión con una entrada dedicada a Traffic Sound. Y aunque al momento de escribir esta nota nadie se había animado a abrirles una entrada en la versión en español, sí existe una muy buena que puedes visitar en la version en inglés haciendo clic aquí.

El año siguiente, 1968, su padre lo internó en un colegio militar en Miami, supongo que con las mismas intenciones de frenar un poco aquel ímpetu rebelde que nos caracterizaba en esos tiempos, para aprender esa cualidad tan importante, como es el autodominio.

Guillermo siempre estuvo en contacto con la música de una u otra manera. Es digno de nota que estudiara en el Santa Rosa en la misma promoción que Emmanuel, que después se convertiría en el famoso cantante español. Guillermo también ha vivido en Santo Domingo. El cantante Juan Luis Guerra es papá del mejor amigo de su hijo menor.

En fin... Aunque tenemos la misma edad, terminé la secundaria dos años despues que Guillermo se graduara en Miami, de hecho los dos terminamos bastante tarde para nuestra edad.

En algunas de las páginas de este blog Guillermo ha publicado algunos comentarios interesantes. Navega por ahí para leerlos.

11 comentarios:

  1. Anónimo20:44

    Bueno no me acuerdo de ti,pero en el 66 yo hice la primera comunion en el Colegio Santa Rosa,fue un excelente colegio lo maximo,hay miles de profesionales,y ex-congresistas,nos reunimos todos los 31 de Agosto,y van promociones desde los years 1950,tuve un hermano en primer año de secundaria en el 66,si mal no recuerdo, conoci al Yugo. Respecto a la musica,alli estudio en el ultimo Year de quinto de secundaria el cantaautor Emmanuel,mexicano,que es el unico artista que creo se conoce de ese magnifico colegio.

    ResponderEliminar
  2. En 1966 y 1967 cursé el primero y el segundo de secundaria como interno en el Colegio Santa Rosa, de Chosica, Lima, Perú. Pero en octubre de 1967 falleció mi padre, y el siguiente año estudié en el Colegio Almirante Guisse, de la Av. Arequipa, a un paso de Panamericana Televisión. Y el siguiente, me matricularon en el Colegio Villa Teresa, de San Antonio, Miraflores, donde concluí la secundaria, en 1971. Es interesante lo que mencionaste en tu comentario. Gracias por visitar mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Guillermo Perez Argüello09:38

    Que interesante tu recuento Zulu y la respuesta del anonimo, por mas razones de las que pudieras imaginarte. Primero porque me recuerdo de tí. Segundo, porque no debería, dado que yo estaba en 4to y tu en 2do. Tercero porque lo que hicicte tu para que te mandaran al Santa Rosa, me paso a mi, pero al reves, dos años antes en Brasil. Cuarto porque comparto tu descripcion de Yugo. Quinto porque yo era el cantante de los Hang Ten´s, en el unico año que estuve en el Santa Rosa, o sea en 1967, y bajaba a Lima justo a practicar, antes aun de ir a mi casa. Sexto, porque cuando mencionas a Augusto Sarria recuerdo que fue él quien el año anterior había convencido a los Hang Ten´s que grabaran lo que a la postre fue su unico disco de 45RPM. Septimo, porque todos mis otros compañeros de los Hang Ten´s habian sido del Santa María, que era el colegio donde tu estabas originalmente. Septimo porque los Hang Ten´s salen mencionados en el articulo de Wikipedia dedicado a los Traffic Sound (en la version en ingles inclusive con articulo propio). Octavo porque tambien me acuerdo de tu pata Ayres, y no por él, necesariamente, sino porque al año siguiente, en 1968, me toco ser compañero de habitacion en un colegio militar en Miami de un pata de apellido Ayres. Siendo este uno de los apellidos menos comunes que existen, me recuerdo en 1968 haber indagado sobre la posible conexion que hubiese entre ambas personas. No la había, pero se me quedó en la memoria el Ayres de Chosica. Noveno porque en 1999 le mande saludos a Emmanuiel con Juan Luis Guerra, papa del mejor amigo de mi hijo menor en mi epoca de Santo Domingo. Y decimo porque terminaste la secundaria en 1971, exactamente dos años despues que yo me graduara en Miami, o sea a la misma edad, debido a las jaladas que tuvimos tu y yo. Saludos y tratare de escuchar tu musica.

    ResponderEliminar
  4. El Yugo, jajajaja. ¡Qué será de su vida! Yo que era flaquito lo veía como un gigante. Alumno mismo Goliat, jajajaja. ¡Cómo retaba a Riverito con su cigarrillo en la mano, jajajaja! Pobre Riverito. Pero se le cuadraba al Pato (el Director) y a Pedrito González (el cura profe matemáticas y de Judo del colegio, ¿recuerdas?). Estos curitas sí que podían darle una paliza. Pero creo que se contenían por la plata (el papi del Yugo pagaba bien), jajaja. ¿Y Randall, El Justiciero?, jajaja. Este cura se paseaba con una larga liga de caucho especialmente cortada por un experto para tirarles ricos latigazos en las piernas a quienes se tomaran la molestia de fastidiarle la paciencia. Los curitas se pasaban. En fin, cosas que ahora solo quedan en nuestras inflexibles y rebeldes memorias. No conocí personalmente a Emmanuel, porque, como dijiste, estaba dos promociones sobre la mía, pero sí lo recuerdo vagamente. Mismo papacito, jajajaj. Tenía una caminada de marca registrada, jajajaja. Solo reparé en él cuando leí su biografía en Internet. Yo estaba en la misma promoción que Santiaguito (viñedos) Queirolo). Variando un poco el tema, te cuento que hace algunos años me visitó en casa un amigo del Santa Rosa que se había conseguido mi dirección. Platicamos como dos horas. Estábamos muy contentos por los recuerdos. De repente, me soltó un rollo de carencias económicas y me pidió plata para regresar a su casa (que quedaba por Chosica). Metí la mano al bolsillo, saqué 2 soles y se los di con mucho cariño. Casi me mete un puñetazo, jajajaj. Seguramente creía que seguíamos en el colegio, jajajaja. Quizás esperó que le daría un enorme billete, pero no calculó que me había agarrado sin plata [nunca tengo plata, por siaca, jajajaja]. Además, pensé: "Si le doy más, me va a volver a picar". Pero, francamente, no tenía. De hecho, no volvió a visitarme ni a preguntar por mí nunca más. Seguramente se sintió mal, pero ¿qué esperaba que hiciera? ¿Un cheque? ¿Que le tocara la puerta a mi vecino y lo picara por él? Uno tiene que aprender a vivir con lo que tiene. Yo tenía 2 mangos y se los di. En realidad, se llevó lo único que me alumbraba, jajaja. Como decía mi abuelita (el día que quise picarla), "no es bueno pedir prestado, hijito, no, no, no, no!. Al final, una termina peor. No le devuelven, y todavía se molestan cuando uno les cobra." ¡Sabias palabras! ¿Sí o no? Una vez, mi madre estaba tejiendo y entré a su cuarto y le pedí prestado 5 soles. Ella me los dio con mucho gusto, pero me preguntó: "¿Cuándo me los devuelves?" [porque para ella prestado significaba eso, prestado, o sea, que se los iba a devolver]. Entonces le dije: "A fin de mes". Y dijo: "Bueno. Toma". Pero el fin de semana volví a pedirle prestado otros 5. ¿Qué crees que me dijo? Me preguntó: "¿Cuánto me debes?". Le dije: "5", y añadió: "¿Y cuándo dijiste que me los ibas a devolver?". Le contesté: "A fin de mes". Entonces dijo: "¿Y cuándo me vas a devolver estos otros 5?", a lo que respondí: "A fin de mes". Entonces me dio su fulminante y amorosa respuesta con estas sabias palabras: "Está bien. Los primeros 5 que me debías, ya no me los devuelvas. Agárratelos. Te los regalo. De esos 5 que me debes toma los otros 5 que necesitas. Pero no te olvides de devolvérmelos a fin de mes". Y siguió tejiendo sin inmutarse. Yo me quedé tiezo, me di media vuelta y me metí a mi cuarto para meditar en lo que me acababa de decir, porque confieso que me tomó un rato entenderlo. En realidad, me había dicho, entre líneas, anda a tomarle el pelo a tu abuela, jajajaja.

    Bueno, see you! Ha sido un placer. Gracias por tu visita, Guillermo. Te deseo muchos éxitos. Y ya sabes, nunca trates de picar a Zulu... ni a su mamá, jajaja.

    ResponderEliminar
  5. Guillermo06:48

    Me has hecho reir un montón. Por cierto, tu mami debe haber sido prima del papá de Ramoncito (por lo de Orbegoso), no? Increiblemente, has hablado de todos los curas del colegio menos de mi favorito: La Pepa. Un dia, en clase, me dice. "Perez, al pizarron" , con ese acento que tenia y ademas con una regla por detras, para darme un reglazo. Voy a la pizarra y me dice: "Escribe SO4H2". Lo hago y añade: "Que es?" Y lo miro como que conmigo no es la cosa, imaginate (ji,ji), y le digo. " Pues, no sé, Padre".

    Su respuesta, que hizo morirse de risa a toda la clase? "¡Sientate! ¡¡Eres un imbecil!!". Creo que pasaron cuatro años, cuando se casó mi hermana en Lima y fui a la boda, en 1971, y convencí a Jorge Grieve, un amigo del Colegio San Isidro, que luego se graduó en el Markham, para que me llevara a Chosica, pues queria ver a la Pepa y nadie me prestaba el carro en mi casa (ji,ji). Desesperadamente, queria verlo. En fin, llegamos, y el cura estaba en la capilla. Entro con Jorge, nos acercamos hacia él, y tu sabes, lo vi mas chico (ji,ji) y mucho mas viejo, pero siempre con su caminada aquella, moviendo la cara hacia los dos costados. Mmmmmmm, parecía siempre decir...(ji,ji). Se lo presento a Jorge y le digo: "Padre, se acuerda cuando me dijo que yo era un imbecil?". Esto se lo dije dentro de la capilla (ji,ji). Y el me contesta, casi susurando: "No, Guillermo, si yo le decía eso a todos, no era porque pensaba que tú lo íras". En fin, desde ese momento, lo aprecié mas.

    ResponderEliminar
  6. Helio Moura Lima Filho16:53

    Ola, soy brasileño y creo que conoci a Guillermo Perez en el Marista San Isidro en el año 66. Me acuerdo porque en la epoca él hablaba el portugués como yo, o sea, sin acento peruano.

    ResponderEliminar
  7. WOW...q macanudo tu blog Zulu, y q interesantes y divertidos los q postean....yo no pertenezco a tu generacion ni menos a la clase social q ostentan, no me quejo, al contrario, me gusta....y q casualidad q hablen del Santa Rosa, yo vengo de Chosica y estudiaba en La Cantuta(secundaria),tambien sabia lo de Emmanuel , recuerdo q un año competimos contra ellos en atletismo y recuerdo a un tal Sonny q me saco el ancho en salto largo, yo lo vi volar al desgraciado y superar con creces mi humilde salto,ja,ja,ja...bueno, espero seguir teniendo oportunidad de leerlos, son increiblemente divertidos. Zulu, por ahi q te animas a escribir un libro o ya lo hiciste?, pues hombre tienes pasta para hacerlo, si aun no lo has echo, animate y si ya lo hiciste pasa la voz..tambien me gusta el tema de escribir..bueno Zulu, un abrazo y espero me consideres entre tus amigos, exitos,bye.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el estímulo. Pero este blog se mantendrá así nomás, mientras Yoni viva para contarlo, jeje.

    La antigua definición de "libro" ya va quedando obsoleta frente al concepto de blog. Ahora tecleas, publicas y te leen. No necesitas editores. Tú eres tu propio editor. Es cierto que no hay nada más placentero que tener un libro en tus manos y llevarlo a todas partes. Pero hasta eso fue desplazado por el iPad y otras tecnicidades.

    Por eso, si te gusta escribir, como dices, ¿qué esperaa? ¿Un editor?, jajajaj! Bueno, si quieres venderlo en papel, vas a necesitar una pequeña inversión. Pero si solo quieres escribir, abre un blog.

    Sigue sonriendo! Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el estímulo. Pero este blog se mantendrá así nomás, mientras a Yoni le sea posible actualizarlo, jeje. Mi descendencia se encargará del resto, o más bien, de mis restos, jajajaj.

    La antigua definición de "libro" está quedando obsoleta ante el concepto de blog. Y no digo página web por las razones que indico a continuación.

    Cada vez se trata menos de manuscritos en papel, que luego corriges, imprimes, publicas, vendes y terminan amontonados y empolvándose en una biblioteca, o malbaratados en una venta callejera. Ahora simplemente tecleas, publicas y te leen. Así de fácil. No necesitas editores. Tú eres tu propio editor.

    Es cierto que no hay nada más placentero para un ávido lector que tener un libro en sus manos, saborear sus páginas y llevarlo consigo a todas partes. Soy uno de esos. Pero hasta eso está siendo desplazado por las nuevas tecnicidades. Podemos decir que, hasta cierto punto, hoy en día, lo que se publica en Internet no sufrirá la humillación de ser arrumado en una biblioteca lúgubre, ni se llenará de polvo ni polillas, y no terminará malbaratado en una venta callejera (aun hoy los remates virtuales les han provisto una sepultura más digna). Gracias al hipertexto, cualquier cosa que publiques, en cualquier tiempo que fuere publicado, es susceptible de ser resucitado con un clic.

    Por eso, si te gusta escribir, como dices, ¿qué esperas? ¿Un editor? Bueno, si quieres venderlo en papel, vas a necesitar una pequeña inversión. Pero la POD (Print on Demand [Impresión Por Demanda]) ha facilitado las cosas y abaratado los precios. Pero si solo quieres darte el gusto de escribir, ¡abre un blog y comienza! Estoy seguro de que así como yo, tendrás mucho que contar, y nosotros, mucho que leer.

    Bueno, Memo, gracias por tus estimulantes palabras. Sigue sonriendo! Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  10. Xenia Mora Rucabado12:44

    Hola Zulu
    Qué casualidad, yo viví mi niñez y parte de mi adolescencia en San Fernando Alto. Fui al Jardín de Infantes de La Cantuta y al Colegio María Auxiliadora.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo13:34

    Yo creci en Barrios Altos y llegue a USA en 1972. Conoci a Guillermo hace un lustro y a pesar de venir de buena cuna es persona bien humilde y no se le han subido los humos. El sabe la clase de persona que es y de donde viene y no tiene esa cosa que tienen los otros que te miran con soberbia. Este senor trata a todos de igual forma y es una delicia conversar con el. Es bien preparado, tiene ascendencia peruana y nicaraguense y es graduado de la Universidad de Oxford. Representante de Nicaragua ante las Naciones Unidas.

    ResponderEliminar

. . .