"Candela"


Escribí Candela inspirado en el recuerdo de una amiga preciosa de piel canela llamada María Teresa. Su madre, abuela y tía fueron grandes amigas de mi madre.  Éramos solo unos chiquillos del barrio de Camino Real, San Isidro (Lima, Perú). Su entusiasmo, cariño, alegría y eterna sonrisa eran simplemente desbordantes.  En las fotos, de frente y de perfil, algunos años después de que nuestros caminos se separaron.

No puedo menos que honrar su memoria, porque realmente fue una chica extraordinaria en todo sentido. Resultó ser una mujer y madre muy exitosa. Sería injusto pasar de largo por mi vida sin aclarar de dónde obtuve la inspiración para crear esta interesante canción que muchos alabaron, cantaron y bailaron hasta en Nueva York y Croacia, por citar solo algunos lugares por donde me enteré que pasó.

Historia de la canción

Sin embargo, ten en cuenta que esta canción es en parte realidad y en parte ficción. La parte de la letra que no se entiende parece una locura, pero es el centro del asunto. Simplemente es un enredo o trabalenguas que se me ocurrió de un momento a otro para decir lo que de otro modo hubiera tenido que explicar en español.
.
Preferí hacerlo de un modo especial. ¿Por qué hacer una letra que nadie va a entender? No es así. Hay que tener en cuenta que cuando la hice, no tenía intenciones de retirarme de la música. Tarde o temprano la explicación saldría a la luz en algún momento, cuando la canción cobrara un poco de notoriedad. En algún momento daría conciertos, presentaría coreografías y llegaría el tiempo para dar la explicación que completaría el cuadro y desbordaría al oyente.
.
Lamentablemente, ese momento nunca llegó y el contenido quedó velado, ¡hasta 35 años después! ¿Por qué? A raíz de una entrevista que me hizo Fidel Gutiérrez*, periodista que mostró mucho interés por conocer a Zulu. Ya en octubre de 1982 me había entrevistado Hugo Salazar* en Radio Miraflores y me había hecho preguntas similares. Pero en aquel tiempo yo no tenía la facilidad de escribir un blog para dar explicación alguna (Henry Amariles, de Colombia, me escribe regularmente para recopilar información biográfica. Tal vez algún día él publique algo más de lo que aparece en este blog).
.
Bueno, el grito de “Candela” me recuerda la época del colegio, cuando yo imitaba al caudillo de la película Zulu de los años 60, que arengaba a los guerreros zulúes antes de entrar en combate. Pero aunque son frases inventadas, más bien deformadas, tienen mucho sentido para mí. Unos dicen que “Candela” es un landó, otros, una mezcla de calipso con tondero. Pero a mí no me importa cómo la califiquen. Solo puedo asegurar que no es rock en español, como dicen algunos. ¡Ni hablar!
.
En mi opinión, las composiciones musicales solo son emociones plasmadas cuyo fin es compartir y más que eso. Por ejemplo, los elefantes usan el infrasonido y se comunican con los elefantes a la redonda, aunque se encuentren muy lejos; las ballenas cantan en frecuencias que se expanden por los océanos y asombran a los científicos; los árboles segregan feromonas que el viento sopla llevando consigo información vital para los árboles que los rodean; las hormigas dejan rastros en su camino, las abejas hablan “en 8”; los pájaros cantan y los perros aúllan. Pero todo lo hacen por instinto. No son actos creativos que impliquen la voluntad.
.
En cambio, los seres humanos componemos canciones o escuchamos las composiciones de otras personas. Y a diferencia del ruido, que es un sonido inarticulado que afecta el proceso de comunicación interfiriendo con esta, la música armoniza los sonidos entre sí no solo para informar, sino para impactar, conmover y entretener.
.
Es cierto que la pintura y el dibujo también comunican, pero, en mi opinión, nada completa tanto el cuadro como la música. Son coordenadas de tiempos y frecuencias inteligentemente dispuestas para invadir tanto el consciente como subconsciente con un mensaje espiritual capaz de conmover tanto a un recién nacido, para hacerlo dormir, como a un ejército, para impulsarlo a entregar la vida por su país. Si dicen que casi todo entra por la vista, creo que la música es el siguiente poder.
.
Imaginemos a cuatro pintores pintando un cuadro a toda velocidad pero que ninguno se saliera de armonía, y que dieran todas las pinceladas exactamente al mismo tiempo, pero produciendo una armonía, a veces un dibujo exacto al de los demás, pero con diferentes colores, y a veces, trazos completamente opuestos, pero sin salirse de la armonía. Eso es lo que puede hacer la música. Coordina las frecuencias y tiempos de modo que dos o más músicos puedan producir sonidos que combinen bien unos con otros. Oye, por ejemplo, este fragmento de un tema interpretado por el cuarteto de Oscar Peterson. Haz clic aquí.

Aunque todos sabemos que las imágenes que aparecen en la televisión capturan al televidente (porque “todo entra por los ojos”), pocos sabemos que está demostrado que lo que retiene al televidente es lo que entra por sus oídos. El sonido y la música son fundamentales. Por ejemplo, en cierta ocasión, una gran compañía de automóviles prestó uno de sus últimos modelos de lujo a un crítico durante un tiempo con la finalidad de recabar sus impresiones, y las incidencias fueron publicadas por Nacional Geographic Channel. Entre las primeras de sus impresiones estuvo esta: “¡Me parece increíble que un modelo tan avanzado no tenga un sistema para conectar mi iPod!”.

Por otro lado, es totalmente absurdo que una gran tienda invierta cientos de miles en la decoración, pero deje el ambiente musical al gusto de cualquiera de los empleados. ¡La música es la clave y debe pensarse cuidadosamente para crear el ambiente apropiado para que el cliente disfrute de su estadía. No es para ahuyentarlo. Y la decoración física no lo retendrá si la música es inadecuada. La música no es un detalle más. Si la música es de cantina, ninguna decoración, por linda que sea, podrá superar o reemplazar las emociones que pueden despertarse con la música. Si la música es de cantina, la tienda parecerá una cantina. Cada cosa en su lugar. La música es la que crea el ambiente.

No es que denigre la música de cantina. No me malinterpretes. Estoy diciendo que si vas a una cantina, se esperaría música de cantina, pero si van a una tienda, esperarías música para ese tiempo de tienda. No irías a la playa con saco y corbata, tal como no irías a una ceremonia de entrega del Oscar en ropa de baño. Cada cosa en su lugar, ¿no?
.
Por eso, no puedo calificar mis emociones musicales como landó, calipso, rock y otra cosa. “Candela” simplemente fue el producto de la inspiración del momento, pero cuyo mensaje es muy abarcador. La hice pensando en los negritos de Perú que se juntan para divertirse y bailar el tondero; pero también pensé en una playa, en una amiga del barrio, en el matrimonio, en el sexo, en el cariño, en el amor leal, en la diversión, en la familia, en la libertad con límites, en la esperanza y cosas por el estilo.
.
“Candela” es definitivamente un baile de la fertilidad con miras al matrimonio, y consta de tres partes claramente definidas.
.
La primera, que denomino la de la feniletilamina, es un baile seductor alrededor de una fogata en la playa de Barranquito al caer la tarde. Una pareja va sintiéndose atraída mutuamente y se enamora perdidamente cuando el hombre saca a bailar a la joven que le gusta: “¡Candela! ¡Ven cerquita, juntito a mi candela!”.
.
Sin embargo, para el grito "¡Candela!", que aparece al inicio de la canción, me inspiré en el alarido que pegaban las tamaleras de la década del 50 que solían peinar a pie la zona de San Isidro ofreciendo sus tamales calientes los domingos muy temprano por la mañana, a golpe de 6. Imagínate un grito así un domingo en la mañana: "¡Tamales! ¡Tamaleeeeeeees!" . Lo que las salvaba de morir a pedradas era que sus tamales eran realmente deliciosos (turista que visita Perú y prueba el tamal queda encantado). Lógicamente, el alarido de una negrita de aquel tiempo era mucho más fuerte y aguardientoso que el mío.
.
Bueno, en el caso del baile en cuestión, todo ocurre imaginariamente delante de la tribu. Se supone que Candela es una de las jóvenes que están en edad de casarse. Y aunque ambos reconocen que les encanta bailar, dan por sentado que concuerdan con toda la tribu en que una atracción física sin amor no tiene cabida en la relación. “Sabes bien que cuando hay amor, la vida es mucho mejor”.
.
Él promete darle calor, es decir, no solo cumplir con su débito conyugal, sino cuidarla, protegerla y animarla en todo sentido, pero también acompañarla toda la vida. No solo está invitándola a bailar, sino ofreciéndole un compromiso de tal magnitud que solo puede demostrarse con un matrimonio. Si no hubiera matrimonio, significaría que no estarían hablando en serio. Para la tribu no es un hombre el que toma una mujer con riesgo de traer descendencia, y luego la abandona a su suerte con los hijos cuando la situación se vuelve desagradable. El amor debe ser verdadero y, por tanto, debe respaldarse por un compromiso que refleje seguridad de que la familia será estable y los hijos recibirán el cuidado de ambos padres.
.
La segunda parte de la canción simboliza la reacción de entusiasmo desbordante del jefe, que grita de contento y ahora exhorta a todos a que aprueben la relación. La tribu ha comprendido que habrá matrimonio. Entonces, comenzando desde los más viejos hasta los más jóvenes, todos se ponen de pie y comienzan a bailar y gritar de placer alrededor de los nuevos esposos. Pero hay un problema, una preocupación que el jefe aprovecha para destacar en la reunión.
.
Hay un joven de la tribu que aunque está en edad de declarar su amor a una mujer, no está esforzándose. De modo que todos lo exhortan a dejarse de tonterías y hacer lo que debe hacer.
.
Todo va in crescendo hasta que alcanza el clímax. El tímido joven también se levanta y se anima. Tal vez pronto haya otro matrimonio. ¡Yeleleil! (Debes esforzarte más) ¡Eaeaea! (Ya pues, escoge) ¡Alolo lonowa! (Vamos, ¿qué esperas? Muévete).
.
Cuenta la loca Kekala [la hechicera de la tribu] Ke lashimbo del telelememe (Que el sonso este no quiere funcionar) Nokala lawaka de Lupi Makwena ¡¡Tata!! (No hace nada por hablarle de amor a Lupi Makwena) ¡Zumbalawaka! (¡Vamos, anímate!) Yo quiero tu piel canela, ven cerquita, juntito a mi candela.
.
Y la tercera parte de la canción, la cual denomino la de la dopamina, representa el natural relajamiento que resulta de la consumación de las expresiones del amor romántico, lo que resulta del cariño aunado al esfuerzo desbordante y la lealtad del uno para con el otro. La relación será perdurable porque está basada en el amor verdadero, no en una emoción pasajera. La tribu está feliz.
.
La canción concluye con la pareja retirándose a sus aposentos nupciales con la aprobación del jefe y de toda la tribu.
.
¿Quién fue, y qué fue de su vida?
.
Como mencioné, fue una amiga de piel canela, de mi vecindario en Camino Real, que me deslumbró desde la primera vez que la vi. Yo era un adolescente que hubiera sido feliz de tenerla por solo un momento en mis brazos, y eso fue precisamente lo que sucedió. Me dio su cariño, y yo le di el mío. De hecho, fue como el fuego de una tranquila fogata en una playa alrededor de la cual danzar toda la noche, conversando y riendo sin pensar en el tiempo ni en nada que no fuera el amor.
.
Años después de terminada la relación y de que dejáramos de vernos, me mudé a Miraflores. Pero fue imposible borrar del fondo de mi corazón toda su inspiración. Un día de 1973, en que recordaba con aprecio su amistad, de repente me senté al piano y compuse Candela. La ensayé con Billy y Pedro y luego decidí incluirla en el LPZulu. Aunque la desarrollé en unos minutos, el trasfondo que discurrí resultó interesante. Hubiera sido ideal que ella participara en el coro.

¿Y qué fue de su vida? Pues, creció, maduró, se casó y tuvo dos hijos maravillosos, su tesoro más preciado. Por ellos se convirtió en una empresaria exitosa y digna del mayor respeto debido a su temple y dedicación al trabajo. Para mí, sin embargo, siempre permencerá inocentemente en mi memoria como aquella chiquilla morena que un día me inspiró Candela.

Me fue muy grato que Eduardo (Chino) Pinto, encargado de editar el vídeo del making-of de las imágenes de la muestra fotográfica "Mírame, Lima", de Jaime Travezán, Morgana Vargas Llosa y David Tortora, sugiriera poner Candela (13 de marzo al 13 de abril de 2013, Museo de Arte Contemporáneo de Lima, en Barranco, Lima, Perú).

"Zulu, ¿como estas? -me dijo-. Te escribí hace un tiempo contándote que tenia un blog de musica y etc. Bueno hace unas semanas me contactaron para hacer el making of de la muestra de fotos "Mírame, Lima". Imagino que ya estás al tanto. Morgana me contactó y me pidio que le propusiera algo. Bueno me parecio que ¨Candela¨ iba demasiado bien con la onda de lo que ellos querian transmitir y les propuse usarla. Hago lo que puedo para que las generaciones que no te conocieron oigan tus canciones. Un abrazo fuerte.  Y ya sabes, cuando quieras, estas más que invitado a participar en mi videoblog: www.elchicodelportico.com. Eduardo"


Ficha técnica

Año: 1973
.
Grabación y edición: IEMPSA
Sello: Odeón
Técnico de grabación: Jorge Trujillo
Autor y arreglos: Miguel Ángel Ruiz Orbegoso (Zulu)

Bajo y guitarra acústica de 12 cuerdas: Billy Morgan
Piano y voz principal: Zulu
Batería: Pedro Ruiz Orbegoso
Percusión: Pomadita Lazón y sus secuaces
Coro
: Pilar Ruiz, Nancy, Patty y Malena Calisto y los muchachos el barrio.
Violoncello: (No recuerdo su nombre)

En la última parte de la canción, cuando grito fuertemente "¡Quiero tu piel canela!", se oye una larga nota de violoncello. Lamentablemente, no recuerdo el nombre del músico que tuvo la paciencia de tolerar mi capricho. Solo fue una nota larga. Nada más. Yo le había pedido al director musical que por favor invitara a un músico de la sinfónica para que grabara un violoncello en "Candela". El día de la grabación, se apareció en el estudio un viejito, muy decente y tranquilo, con su tremendo instrumento. Lo invité a la sala para que tomara asiento frente al micrófono y ensayamos aquella nota con la pista unas tres veces, y grabamos. Cuando el hombre oyó que le dije al ingeniero de grabación: "¡Queda!", alzó la mirada y me dijo: "¿Cómo que queda? ¿Eso es todo?". A lo que contesté: "Sí, eso ha sido todo. Agradezco muchísimo su cooperación con esta producción. Lo ha hecho magníficamente. Justo como lo había pensado. Es un sonido extraordinario, que queda perfecto en esa parte. Si hubiera usado el sintetizador Moog, no hubiese quedado mejor. Le aseguro que ha quedado magnífico."

Entonces, oímos juntos el tema completo y le estreché la mano, felicitándolo. Pero no salía de su asombro. Se veía bastante confundido. Era 1974. Los músicos de la sinfónica todavía eran reticentes con las mezclas con sonidos modernos. Por eso, el viejito añadió, frustrado: "¿Y solo para esto me han hecho venir?". Su rostro no parecía encajar con ninguna expresión que haya visto jamás. Lo elogié muchísimo para que sintiera que realmente había hecho algo muy bueno, y le dije que podía pasar a cobrar por sus servicios, como si hubiera grabado toda una hora. Y se retiró medio palteado. Lamento tanto no haber podido incluir su nombre en la ficha técnica, porque solo nos vimos una vez. No recuerdo su nombre.

Por otro lado, algunos me han preguntado si ese grito al final de la canción ("¡Quiero tu piel canela!) fue alargado artificialmente mediante algún recurso de eco o reverberancia, o si hubo algún montaje de algún tipo. La respuesta es no.

Simplemente, le pusimos un poco de reverberancia para darle profundidad, como en cualquier grabación, pero no lo extendimos artificalmente ni hicimos ningún tipo de montaje o un doblaje de la voz. Fue cantado en una sola pista, tal como se oye. Sin embargo, fue la parte más difícil de la grabación porque debí cantar toda la última frase del coro de principio a fin y todavía añadirle el grito ese ¡todo con una sola respiración! Si me hubiera detenido antes del final para tomar aire, le hubiese restado originalidad. Lo interesante era decir toda la frase sin respirar dos veces.
Cuenta la loca Kekala
Ke lashimbo del telelememe
Nokala lawaka de Lupi Makwena ¡¡Tata!!
¡Zumbalawaka! Yo quiero tu piel canela
Ven cerquita, juntito a mí, Candela
¿Cómo lograrlo teniendo en cuenta que estábamos cantando muy fuerte, es decir, usando mucho aire, y yo debía quedarme al final de la cuarta línea con la nota arriba por un largo tiempo y todavía decir la última con más fuerza? El secreto fue tomar una buena bocanada de aire al principio y cantar las cuatro primeras líneas con economía de aire haciendo un falsete que imitara la voz normal, y luego dejar salir la última línea con la voz real, es decir, con la fuerza de aire reservado. El sonido grave del viloncello le añadió el respaldo que necesitaba en esa parte.

Mi hermana Pilar suplió el coro, y fue ad hoc. Ella es la que se ríe al final de la canción mientras bailamos al son del acompañamiento. Pero Pilar no fue la única que participó en el coro. También participaron cerca de veinte o veinticinco amigos del barrio. Aprendieron la letra, llenaron el estudio de grabación y pusieron todo su entusiasmo para que pareciera una tribu bailando en la playa. Muchos años después, Pedro Suárez Vértiz también echaría mano a ese interesante recurso para sus coros.

Siempre me gustó la música participativa, es decir, que el auditorio también participara cantando, no que simplemente repitan la canción con uno, sino que se impliquen en la planificación, ensayo y grabación de la misma. Donna Summer hizo un interesante trabajo con "State Of Independence", una canción y un arreglo musical extraordinario, digno de imitar, tema de Jon & Vangelis* , que me recordaba el viejo estilo de la Banana Boat Song, de Harry Belafonte (1956).

El primer alarido que se oye en la tercera parte de la grabación de Candela es del Conde, un amigo que podía hacer una voz muy aguda. El siguiente es mío y luego aparece el Che Fernando Abascal (“¡Alolo lonowa!”), que fue uno de los que más se divirtió en la grabación. Finalmente todos gritan. No recuerdo por nombre a todos los que escogí para ir al estudio, pero Andrés Núñez encabezaba la mancha.
.
Es anecdótico recordar la cara que puso el director musical, Richard Varis, cuando entró toda la mancha a la sala de grabación. Primero miró a uno tras otro, de arriba abajo, asombrado no solo de su vestimenta, ¡sino de que su propio hijo estuviera desfilando entre ellos! ¿Qué hacía con ellos su propio hijo? Él no sabía que El Perro era del barrio (así le decíamos cariñosamente, jajaj). ¿Feo apodo? Bueno, es que tenía muy un buen olfato para la maconha, jajajaj. Varis me clavó la mirada, preguntándome:
.
- ¿Y estos? ¿No me digas que van a cobrar?
- ¡Por supuesto! Como cualquier coro.
- Imposible. Muchos.
- Entonces, no hay coro. Porque yo no exploto a las personas. Si ellos hacen el coro, se le paga al coro.
- Bueno. Está bien.
.
Hoy la canción se ha convertido en una verdadera pieza del museo de la música. No es broma. Yo mismo tuve que ir al museo a conseguir una copia, porque cuando me comuniqué con IEMPSA para pedirles una, no me hicieron caso. Ripley's!

Y más de Ripley es el hecho de que por ahí dicen que a veces la incluyen en recopilaciones de rock peruano, cuando de rock no tiene absolutamente nada. ¡Imagínate! Compras rock y te dan un landó con tondero y resbalosa. Bien peruano, ¿no? Los amantes del rock dirán: "¿Y esto?" ¡Plop! jajajaj. Me hacen quedar como un burro que no distingue entre rock, landó ni resbalosa, ¡jajajaj

Tarde se me ocurrió que hubiera sido ideal montar el sonido de un acordeón a tres voces (unos clarinetes también hubieran combinado bien) como fondo para la melodía del coro en la segunda parte de la canción ("Zumbalalaka kekala la ketaka kel telelememe..."). Pero el disco ya había salido.

Letra de "Candela"

Sugar, you just move.
Candela, ven cerquita, juntito a mi candela
Candela voy a darte juntito a mí, Candela
Que bailar tú quieres yo sé
Que te gusta también lo sé
Sabes bien que cuando hay amor,
La vida es mucho mejor

Kesumbe, kesumbe, aleh ¡uh!

Zumbalalaka kekala
La ketaka kel telelememe
Kezumbi kezumbi lashimbo
Y que dice she she
Zumbalawaka kemede lakate pue

Hip, ayaba ayaba ayaba uh uh uh
Hip, ayaba ayaba ayaba uh uh uh
Kesumbe,kesumbe

Zumbalalaka kekala
La ketaka kel telelememe
Kezumbi kezumbi lashimbo
Y que dice she she
Zumbalawaka kemede lakate pue

¡Yeleleil! ¡Eaeaea! ¡Alolo lonowa!

Cuenta la loca Kekala
Ke lashimbo del telelememe
Nokala lawaka de Lupi Makwena ¡¡Tata!!
¡Zumbalawaka! Yo quiero tu piel canela
Ven cerquita, juntito a mí, Candela
___

Si te gustan los idiomas africanos de verdad, aquí te paso un link de Hwomevonon, una hermosa salsa del grupo Africando All Stars. Si la bloquea Youtube en mi blog, como suele suceder, búscala por tu cuenta usando el nombre. Allí hallarás otras de sus canciones, todas hermosas. Satisfaction guaranteed!. Y si quieres comprar sus discos u oír fragmentos de otras canciones, haz clic aquí.

AUDIO DE CANDELA

13 comentarios:

  1. giordro21:45

    Excelente musica. Pense que la melodia la habia escuchado en algun sueño de pequeño, pero sabia que era real. Recuerdos de mi niñez en Lima, en Surquillo a inicios de los 70's.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué interesante lo que dices, Giordro! Debió de ser impactante el momento cuando de repente, un montón de años después, al oír la canción, tu mente extrajo del subconsciente el recuerdo y ¡zaz!, en un instante, estabas escuchándola en el mundo real. ¡Qué loco!

    ResponderEliminar
  3. Luis David Cusihuaman21:36

    Hola Miguel Angel

    Naci en Abril del 73 y recien 36 años despues, en un corte del matutino de plus tv, en cable, descubri esta joya: Candela. Entiendo que te hayas retirado de la farandula definitivamente y quieras privacidad. Simplemente quiero agradecerte por compartir tu trabajo artistico y si bien es cierto mereceria mucho mas que un saludo y agradecimientos personales, entiendo que desees privacidad. Aunque este medio es un poco impersonal, de todas formas: Gracias por tu musica! Lei en alguna parte de tu blog que no te molesta que se difunda tu musica cierto? porque pienso colocar links directos a tu blog para que mis amigos y familiares en Facebook, hi5, Twitter etc. puedan apreciar tu arte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Luis David

    ¡Por supuesto que puedes poner los links! Este es un medio diferente al que la gente estuvo acostumbrada por años (radio, tv, periódicos, revistas). Ahora con las páginas web, YouTube, Blogger y muchos otros, como los que mencionas en tu nota, podemos disfrutar de la música de muchos más autores e intérpretes. ¡Que sigas disfrutando de la música! Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Recuerdo la entrevista que te hizo Hugo Salazar en su programa "La Caverna Subterranea", que transmitían los domingos en la noche y que yo grababa completo en casettes para escuchar música que no podía escuchar en ningún otro lado...y "Candela" se me quedo grabada desde aquella vez...años despues me encontre el 45RPM en los ambulantes que vendían discos de segunda frente a la Villarreal en La Colmena...y aunque sonaba estaba un poco maleteado siempre lo escuchaba...un monton de años despues ya pude escuchar la canción en buen estado en el CD "Back to Perú"...bueno mil gracias por haber hecho tan buena música y felicitaciones por tu blog !

    Javier

    ResponderEliminar
  6. Es un placer, Javier. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Raúl Carrizales09:21

    Hola, Zulu
    Facinante la historia de esta canción, la concepción de la melodía y, en especial, la realización. Debió ser divertido grabarla, y en verdad uno se imagina todo lo que debió pasar en el estudio, que cada minuto costaba un platal... Los muchachos de tu barrio debieron divertirse... Lástima que no hubo una grabación de video... Gracias por tu música, por compartirla con los que te escuchamos y con aquellos que hoy la descubren.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola, Raúl

    Como dices, fue una grata experiencia. Nos divertimos mucho. Y compartirla contigo ha sido aún más gratificante.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. ytfortizr20:16

    Bien... Doctor y maestro... Donde escucho "Calipso".

    ResponderEliminar
  10. Hola, socio
    Gusto saber de ti. Lindo perrito tu labrador. Todavía está pequeño. Te contesté por acá porque en el YT a cada rato me sale un error técnico que dice que lo intente más tarde. Para la música, acá en el blog mejor.
    Un abrazo y saludos a tu family!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo14:42

    BUENA ZULU

    ResponderEliminar
  12. La Tribu Mahonesa13:35

    Todo un viaje, Zulu. Gracias por compartir tanto de todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Zulu14:16

    A veces, un abrazo es todo lo que se necesita para expresar los mejores sentimientos del alma. Es como imitar un injerto, una fusión, una amalgama, como tratar de dejar de ser 2, 3 ó 4 para convertirse en 1. Porque no hay nada como la unidad, la armonía y la satisfacción de ser 1 en todos. Lamentablemente, el mundo parece no interesarse en discernir tan simple ecuación del corazón, y pierde demasiada energía discutiendo, peleando y silenciando la verdadera libertad de la originalidad. No que 1 signifique igualdad, sino cohesión, integración y correspondencia, con lo cual se potencia la creatividad y la innovación útil. No siento lástima más grande que la que se merecen quienes sofocan y pervierten el juicio, la equidad, el equilibrio y la vibración del sonido agradable de una hermosa melodía. Por eso, te agradezco más bien por compartir conmigo el viaje tuyo, Marco, y tu buen gusto musical y estético. Éxitos.

    ResponderEliminar

. . .